Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Reportaje | 12 JUN 2014

Leyendas de los Mundiales: Davor Šuker

El delantero croata se coronó máximo goleador de la Copa del Mundo de Francia en 1998, con seis dianas, y encumbró a la gloria a su selección.

Corría junio de 1998 cuando Croacia, integrante de la antigua Yugoslavia, defendía su bandera por primera vez en un Mundial. El de Francia. Si alguien le hubiera dicho a aquella plantilla de jóvenes talentos que ellos iban a ser la sorpresa de la Copa del Mundo, probablemente no lo hubieran creído. Menos aún uno de sus delanteros, el espigado y astuto Davor Šuker (Osijek, 1968), el primer '9' que muchos recordarán. 

El papel de su selección
Croacia tiró de galones y elegancia y completó un fascinante torneo en el que se metió en el podio junto a la anfitriona Francia y Brasil. La selección que entrenaba Miroslav 'Ćiro' Blažević y dirigía Zvonimir Boban desde el centro del campo fue encumbrada a la gloria, en parte, gracias a la zurda de Davor Šuker, un delantero de cuerpo espigado que además de haber protagonizado grandes episodios de éxito durante los 90 en Sevilla FC y Real Madrid CF, se convirtió en el máximo goleador de aquel torneo, con 6 dianas. Todas ellas determinantes para su selección.

Su recorrido durante la Copa del Mundo
Jamaica, Japón, Rumanía, Alemania, Francia y Holanda fueron sus víctimas. Marcó un gol a cada una de ellas, incluso a los galos, contra los que cayeron en semifinales (2-1) y les mandaron a disputar el tercer y cuarto puesto con el combinado 'orange' (1-2). Ese fue el único borrón de Croacia en la página que escribió durante el Mundial de 1998.

Šuker sólo se quedó sin marcar contra Argentina (1-0), en el último partido de la primera fase. Frente a Rumanía, un disparo 'in extremis' del mítico ariete les salvó (0-1) y dio paso a la temible Alemania. La misma que en la UEFA EURO 1996 ya les dejó fuera. Esta vez, los croatas se cobraron la venganza y endosaron a los germanos una goleada (0-3) que culminó con un gol de Šuker. Había nacido un héroe y él mismo lo sabía.

Un antes y un después
A pesar de haber levantado la UEFA Champions League con el Real Madrid esa misma temporada después de un año complicado, Šuker no quedó satisfecho hasta poner en lo alto el nombre y el estilo de Croacia. Qué mejor que hacerlo gracias a sus botas durante un Mundial. Ya lo tenía claro durante la concentración, cuando afirmó: "Quiero ser el máximo goleador del torneo". 

Y así fue. "Soy el hombre más feliz del mundo, nadie me quitará esta felicidad por ser el máximo goleador y por lo que hemos conseguido: tener esta medalla de bronce en el pecho", aseguró tras el pitido final que bajó el telón del torneo. Pero después, el delantero aún tuvo tiempo de escalar hasta la cúspide de los récords de su selección y coronarse como el máximo goleador de la historia, gracias a los 45 tantos que firmó en 46 choques.

En lo personal, cambió Madrid por Londres en 1999 y desembarcó en el Arsenal FC. Después llegaron West Ham United y TSV 1860 München, donde se consagró como un mito europeo. Estará en Brasil como presidente de la Federación Croata de Fútbol. Cambia el césped por el palco.

 

© LaLiga - Año 2014

Se habla de: Liga Adelante, LaLiga2