Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Reportaje | 28 ENE 2014

Granada y Celta regresan al pasado

Recordamos la fatídica eliminatoria entre ambos en el play-off de ascenso a la Liga BBVA, donde el equipo andaluz derrotó al conjunto vigués en una tanda de penaltis agónica.

Granada CF y RC Celta de Vigo tienen una cita con la historia. Su enfrentamiento en la 22ª jornada de la Liga BBVA no será un partido cualquiera. Ambos equipos han ido de la mano en los momentos de gloria que han vivido en los últimos años y ahora vuelven a cruzarse con la fatídica eliminatoria de los play-off de ascenso de la temporada 2010/11 en la memoria.

Aquel caluroso 12 de junio de 2011 cambió la historia del equipo andaluz en una tanda de penaltis. La del equipo vigués lo haría una campaña más tarde, en la 2011/12, cuando por fin consiguió tocar el cielo y regresar a la Liga BBVA. Antes tuvo que sufrir la derrota a manos del Granada en las semifinales de la forma más dolorosa y cruel: desde los onces metros y con el mínimo margen de error.

Aquella tarde, Roberto Lago e Iago Aspas terminaron expulsados, y todo hacía presagiar que no sería una tarde sencilla para el Celta. Desde el banquillo lo vivió Paco Herrera, nervioso y pensativo durante buena parte del encuentro. Su equipo tenía un gol de ventaja que consiguió 'Michu' en el partido de ida, pero Fabián Orellana amargó la fiesta del cuadro gallego en el Estadio de Los Cármenes con un tanto en el minuto 21. Aunque hubo tiempo de sobra para remontar y Dani Benítez falló dos penas máximas para los andaluces, el empate en el parcial llevó el encuentro a la prórroga y desembocó en penaltis.

El mismo equipo que ese curso arrebató la gloria al Celta le recibirá el viernes en su estadio con las ideas igual de claras y una plantilla desbordada de competitividad. En la mente de todos estará aquel domingo de junio en el que Fabián Orellana, Abel Gómez, Dani Benítez, Óscar Pérez y el portero nazarí Roberto marcaron los cinco penaltis que dieron al Granada el pase a la final. Al Celta le condenaron la falta de imprecisión durante los 180 minutos que duró la eliminatoria, dos penas máximas erradas por Dani Benítez en el transcurso del choque y, sobre todo, los fallos de 'Michu' y David Catalá, que mandaron el balón fuera de la portería en los dos últimos disparos que tuvo el conjunto celeste.

La emoción del equipo andaluz contrastó con la rabia y la impotencia de los de Paco Herrera, que se hicieron aún más grandes una temporada después gracias a aquella derrota. Ahora, en su cita con la Liga BBVA, el Celta buscará resarcirse.

© LaLiga - Año 2014

Se habla de: Granada CF, RC Celta, Liga BBVA, LaLiga