Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Reportaje | 24 FEB 2016

Paloma Lázaro regresa a su casa

La futbolista del Granadilla Egatesa se enfrenta este fin de semana al Rayo Vallecano, equipo en el que militó durante seis temporadas y en el que creció como futbolista.

Juega a domicilio, pero lo hará en casa. Juega en el Granadilla Egatesa, pero antes en el Rayo Vallecano. Defiende la camiseta azul, pero también la franjirroja. Es Paloma Lázaro, jugadora del Granadilla Egatesa y, durante 6 años, del Rayo Vallecano. Este domingo, se enfrenta a su ex equipo en la Ciudad Deportiva del club madrileño. "Jugaré en un campo en el que he entrenado todos los días durante seis años. Será raro pisarlo con una camiseta que no sea la del Rayo".

Con el equipo de Vallecas, ganó 2 Ligas y jugó en Europa. Escuchó el himno de la UEFA Women's Champions League, se enfrentó al Arsenal. "Nunca hay que olvidarse de nuestros orígenes. En el Rayo es en el equipo que más he crecido, del que más cosas he recibido, le debo mucho. Claro que me hubiese gustado seguir, pero la vida sigue", subraya la futbolista. 

Después de probar las alturas, la Primera División Femenina, recaló en las filas del Madrid CFF, de categoría Nacional. "Fue una decisión muy valiente. No lo veo como un paso atrás, sí diez para adelante. Me sirvió para coger confianza". Fueron campeonas de Liga, pero no se cumplió el sueño, el ascenso a la máxima categoría. Cayeron ante el Oiartzun KE, en la primera eliminatoria. 

"Tuve ofertas de más equipos, estaba muy a gusto en el Madrid CFF y me costó mucho dejar el equipo. Lo hablé con mi madre y mi hermano, mis pilares, y tomamos la decisión. Tenía ganas de dar el salto. Tomé la decisión 11 días antes de empezar. No me equivoqué", comenta Paloma Lázaro. Desde luego que no. El Granadilla Egatesa es séptimo y, en su primer año en Primera, ha sorprendido a propios y extraños. Paloma suma seis goles y es una de las piezas clave del conjunto dirigido por Toni Ayala. "En Canarias hay un seguimiento del equipo enorme, para ellos es un orgullo. Jugar en casa es increíble. Han sabido fichar muy bien, gente joven, pero con experiencia. El vestuario es una piña, muy alegre", describe la futbolista.

1.756 kilómetros separan la isla de Tenerife de Madrid, que se hacen cero cuando juega el Rayo Vallecano. "Era cuestión de tiempo que el Rayo empezase a puntuar. Siempre las sigo. Si ganan, me alegro mucho. No me olvidó de todo lo que viví allí", recalca la madrileña.

El Rayo Vallecano es décimo segundo, con 17 puntos, y pelea por acercarse a la zona media de la tabla y alejarse de la baja. Las de Paloma son séptimas y suman 25 puntos, luchan por jugar la Copa de la Reina. "Los tres puntos, para nosotras", dice entre risas la del Granadilla. "Va a ir toda mi familia, también mis amigos y quiero dedicarle este partido a ellos. Mantener la cabeza fría y disfrutar, tengo muchas ganas de que llegue ya". Ya no queda nada, exactamente 96 horas. 

© LaLiga - Año 2016

Se habla de: LaLiga, Temporada 2015/16, fútbol femenino, Fútbol Femenino LaLiga, Granadilla, Primera División Femenina, Rayo Vallecano Femenino