Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Reportaje | 16 MAR 2016

María Arranz, una entrenadora UEFA PRO

Volvió a Oviedo, donde hace años vivió uno de sus momentos más duros después de lesionarse y perder en la fase de ascenso, marcó el primer gol y culminó un fin de semana perfecto señalando al cielo, en el que además recibió el título necesario para entrenar al máximo nivel.

Con el 14 a la espalda, según sus compañeras del F. Albacete "siempre está cuando se necesita algo de ella". Nadie sabe de dónde saca tiempo. María Arranz ha estudiado Magisterio (especialidad en Educación Fïsica) y Ciencias de la Actividad Física y del Deporte. También tiene un Máster en Psicología del Deporte. Es Quiromasajista. Y en la actual temporada, además de ser una de las capitanas del F. Albacete, entrena a un equipo de benjamines en Albacete y es preparadora física en un equipo juvenil. Y desde el 12 de marzo, en sus manos tiene un título conseguido después de ocho años de estudio: Entrenadora UEFA PRO.

"Empecé a sacarme el primer nivel de entrenadora hace ocho años, mientras estudiaba magisterio", cuenta María Arranz a LaLiga, "poco a poco he ido pasando todos los niveles. El primero lo hice en Ciudad Real, el segundo en Madrid y el tercero en Albacete". Acostumbrada a estudiar, aprovechó el último verano para jugar el partido final. Curso intensivo entre junio y julio de la Federación de Castilla La Mancha para conseguir la Licencia UEFA PRO. Ahí estuvo María, la única mujer de su promoción

"Me encanta el fútbol y no me quiero desvincular nunca de él, y qué mejor manera que enseñar lo que un día a mí me enseñaron". A no rendirse nunca. A seguir luchando, fase de ascenso tras fase de ascenso. El F. Albacete jugó seis antes de subir a Primera División Femenina. María estuvo en las cinco últimas. La cuarta fue en Oviedo, un partido que nunca olvidará: "En ese partido me rompí y además nos quedamos sin ascender. Hasta la mitad de la temporada siguiente no pude volver a jugar al fútbol".

Regresó a los terrenos de juego y llegó, por fin, el ascenso. Ahora disfruta de su segunda temporada en Primera División Femenina, camino de la tercera: "Tenemos tres partidos de colchón que están muy bien, pero no nos podemos relajar. Lo bueno es que el año pasado la primera victoria a domicilio llegó en la última jornada y este año ha sido antes", bromea María. Precisamente en Oviedo, en el campo donde se lesionó. Esta vez con la permanencia en juego. Esta vez, María inauguró el marcador: "Teníamos ganas al Oviedo Moderno por aquella eliminatoria, aunque yo tenía un poquito de miedo a volver a ese campo, pero llegó el gol y los tres puntos, que es lo importante".

Llegó la dedicatoria, con sus dedos señalando al cielo: "A mi padre, que amaba el fútbol y no ha podido disfrutar de mi carrera". El fútbol, su título de entrenadora, María lo resume en una frase: "Todo es un homenaje a él"

© LaLiga - Año 2016

Se habla de: fútbol femenino, Primera División Femenina, Temporada 2015/16, Fundación Albacete, María Arranz, Entrenadora UEFA PRO