Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Reportaje | 13 JUN 2014

Leyendas de los Mundiales: Roger Milla

Con 38 años descolgó las botas para liderar a una Camerún cuartofinaslita del Mundial del 90'. Cuatro después, se convirtió en el jugador más veterano en disputar el torneo.

La vida de Roger Miller fue vertiginosa. Tanto, como el cambio de su apellido en busca de una notoriedad mayor en el mundo africano. Hablamos del año 1966, cinco años antes, y solo con 14 a sus espaldas, inició su tempranera carrera futbolística. La importancia que buscaba dentro del continente africano con su nuevo apellido, 'Milla', la consiguió al disputar con la selección de Camerún los Mundiales de 1982, 1990 y 1994. Se convirtió en uno de los jugadores más importantes del continente gracias a la Copa Mundial de la FIFA de Italia 90', cita en la que destacó por su gran actuación.

El papel de su selección
La humilde Camerún dirigida por Valery Nepomnyashchy fue la sorpresa del torneo. Hizo temblar a Inglaterra en cuartos de final y a punto estuvo de convertirse en uno de los cuatro semifinalistas. Le disputó un partido muy igualado a una de las grandes favoritas del torneo, aunque acabaría cayendo por 2-3 en el tiempo extra. A pesar de todo, se convertiría en el primer equipo de África en pertenecer al elenco de los ochos mejores combinados del planeta, lo que les hizo ganarse el pseudónimo de "leones indomables" para la posteridad.

Su recorrido durante la Copa del Mundo
Sus 38 años de edad no fueron suficientes para decir 'no' del deporte que amaba. Las botas, aparentemente colgadas, volvieron a la actividad futbolística gracias a una llamada. La del presidente de su país. Ese fue el acicate necesario para que Milla, retirado ya en ese momento, viajase con la selección hasta Italia y se convirtiese en el líder que toda la nación esperaba. De esta manera, puso el broche de oro a una carrera que fue bien sufrida, pero que ayudó a cambiar el fútbol africano.

No estaba para disputar los 90 minutos que duraba un partido, pero su efecto revulsivo y su instinto, le hicieron romper todos los límites con su selección y marcar cuatro tantos en el campeonato, todos ellos saliendo desde el banquillo. Goles que llegaron acompañados por célebres bailes frente al banderín, tan recordados como originales. Además, fue el abanderado de una Camerún que llegó hasta cuartos de final y logró quedar en la memoria de los aficionados más enamorados del fútbol.

Un antes y un después
Su historia no quedó ahí, sino que, cuando todo el mundo pensaba que el delantero nacido en Yaoundé volvería a la tranquilidad y al descanso digno de un ex futbolista retirado, compitió en la Copa Mundial de la FIFA de 1994 en EEUU. Su participación significó una demostración de valores de una persona valiente que dejó grabado su nombre con un récord muy particular: el jugador más veterano que disputó un encuentro mundialista.

El '9' indomable adquirió un carácter especial. El camerunés tuvo el reconocimiento del que jamás gozó en el fútbol europeo. El país galo vio en sus estadios cómo corría y driblaba la zancada más temida de aquellos tiempos. Valenciennes FC, AS Monaco FC, SC Bastia, AS Saint-Étienne y Montpellier HSC fueron sus hogares durante su legado futbolístico, y la selección, el máximo exponente de su pasión.

© LaLiga - Año 2014

Se habla de: Liga Adelante, LaLiga2