Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Crónica | 18 MAY 2016

El Sevilla conquista su tercera Europa League consecutiva

El equipo español hizo historia en Basilea al vencer al Liverpool FC por 3-1 gracias a una gran remontada y lograr el trofeo por tercera vez consecutiva, algo que ningún equipo había logrado antes.

Un Sevilla incómodo
El equipo español se encontraba en Basilea en un terreno conocido. Ya había jugado en ese mismo estadio en los octavos de final ante el FC Basel 1893 y no era un extraño en una gran final europea, ya que ganó las dos anteriores ediciones de este torneo. Sin embargo, los de Unai Emery salieron muy incómodos al terreno de juego y el Liverpool pronto tomó la iniciativa y empezó a tener ocasiones para ponerse por delante. La presión ofensiva de los de Jürgen Klopp causó muchos problemas en la salida de balón del Sevilla y los fallos permitieron a los ingleses tener ocasiones para abrir el marcador.

El Liverpool plasma su dominio en el marcador
El conjunto británico cada vez llegaba con más peligro a la portería defendida por David Soria y acabó encontrando recompensa a su insistencia ofensiva con un sensacional gol de Daniel Sturridge. El internacional inglés recibió un balón dentro del área y con un increíble disparo con el exterior del pie puso por delante al Liverpool en la final. Al Sevilla le costó reaccionar y tras el gol llegaron nuevas ocasiones del equipo inglés para ampliar su ventaja. El conjunto de la Liga BBVA pasaba por sus peores momentos del partido y el segundo gol del Liverpool estuvo cerca de llegar en un par de ocasiones.

Brillante reacción tras el descanso
El descaso fue la mejor noticia que pudo recibir el Sevilla, ya que a partir de entonces sufrió una transformación radical. Los ajustes tácticos de Emery hicieron efecto de inmediato y solo unos segundos después de la reanudación llegó el empate. Mariano Ferreira se internó en el área tras marcharse de dos jugadores con una impresionante acción personal, y asistió a Kevin Gameiro para que este, muy bien situado, empujara el balón al fondo de la red e igualara la final.

Coke se viste de goleador
La reacción del Sevilla era clara. Los de Emery se hicieron con el control del partido y empezaron a volcarse sobre la portería de Simon Mignolet, tanto que las ocasiones empezaron a caer del lado sevillista. El capitán del Sevilla, Coke, comenzó a incorporarse al ataque y a causar muchos problemas con sus internadas. En una de ellas se encontró un balón en la frontal del área y con un fuerte disparo puso a su equipo con ventaja en el marcador. Solo seis minutos después, el interior se erigió en el gran protagonista de la final al hacer el tercer gol de su equipo al aprovechar un balón rebotado por la defensa del Liverpool.

Dominio de LaLiga
Con el marcador a favor y el partido controlado, la experiencia del Sevilla salió a relucir para tranquilidad de los miles de aficionados sevillistas desplazados hasta Basilea. Los de Unai Emery apenas sufrieron en los últimos minutos pese a los intentos a la desesperada del Liverpool y supieron aguantar con calma el pitido final que confirmó la hazaña histórica del Sevilla. El club español es el primero que conquista cinco títulos del torneo y también el primero en lograr tres de forma consecutiva. Los equipos de LaLiga han ganado ocho de las últimas 13 ediciones del torneo y además gracias a este triunfo cinco equipos de Liga BBVA estarán la próxima temporada en la Champions League.

© LaLiga - Año 2016

Se habla de: Europa League, Basilea, Sevilla FC, Liverpool FC, Coke, Kevin Gameiro