Crónica | 27 MAR 2014

El revulsivo se llama Jorge Molina

La entrada del delantero revolucionó el partido de un Betis que derrotó al Levante a domicilio y ve la salvación un poco más cerca.

El Real Betis Balompié sumó tres puntos de oro en el Ciutat de València ante el Levante UD en la 30ª jornada de la Liga BBVA en un choque cargado de emoción y goles.

El Levante había empezado bien: presionó, llegó y causó peligro en el área que custodiaba Antonio Adán, pero el gol de Salva Sevilla, que estuvo atento a un rechazo de Rubén Castro, trastocó los planes de los hombres de Caparrós. Tardaron en reaccionar y su juego se volvió más lento, sin embargo, Pape Diop, en una contra, puso un poco de luz en el conjunto granota, que se fue al descanso con empate a uno en el marcador.

En el segundo acto, la necesidad y las ansias de victoria de ambos equipos propiciaron que el partido continuase abierto. Pero el Betis fue más listo y se aprovechó de la pillería de Jorge Molina para sentenciar el encuentro. El delantero convirtió en gol el primer balón que tocó, y después asistió a Rubén Castro, que hizo el tercero. El resultado devuelve la fe al cuadro andaluz y aleja de Europa al Levante, que deberá luchar por la competición continental en las próximas jornadas.

© LaLiga - Año 2014

Se habla de: Levante UD, Real Betis, Liga BBVA, LaLiga