Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Actualidad | 8 JUL 2014

Di Stéfano, el recuerdo a una leyenda eterna

El mundo del fútbol llora el fallecimiento del histórico ex futbolista y presidente de honor del Real Madrid, uno de los jugadores más grandes de todos los tiempos.

"Las finales no se juegan… se ganan". Esta célebre frase pronunciada por Alfredo Di Stéfano resume a la perfección la mentalidad ganadora de un hombre destinado a la gloria. Porque la vida de Di Stéfano, tristemente fallecido lunes 7 de julio a los 88 años, ha sido un constante ejemplo de lucha, sacrificio y éxitos. Hoy todo el mundo del fútbol llora su adiós. El adiós de una leyenda que será siempre eterna.

La historia de 'La Saeta Rubia', como se lo conoció en el mundo del balompié, ha estado ligada especialmente a la del Real Madrid CF, equipo en el que estuvo como jugador durante once temporadas (1953-1964) y posteriormente como entrenador en dos etapas (1982-1984 y 1990-1991). Además, Di Stéfano vistió la camiseta del RCD Espanyol durante dos temporadas (1964-1966) y dirigió a otros clubes de nuestro fútbol como el Valencia CF, el Rayo Vallecano o el Elche CF.

Tras deslumbrar en las filas del River Plate de su Argentina natal, donde con apenas 21 años ya había saboreado las mieles del éxito al proclamarse campeón de la Primera División y ser el máximo goleador del equipo, 'La Saeta' puso rumbo a Colombia para seguir triunfando en Millonarios FC. Allí permaneció cuatro temporadas y dejó, de nuevo, un recuerdo imborrable traducido en la consecución de tres campeonatos y una Copa de Colombia. Tan solo era el comienzo de una brillante carrera que dio un nuevo giro en 1953, año en el que se produjo su llegada al Real Madrid.

Durante sus once temporadas en el conjunto blanco, Di Stéfano levantó un total de dieciocho títulos, entre los que se incluyen cinco Copas de Europa, ocho Ligas, una Copa Intercontinental o una Copa de España. Conquistó el corazón de todos los madridistas y fue el alma de un equipo legendario que, décadas más tarde, fue distinguido como el Mejor Club del siglo XX por la FIFA. Un galardón que, como no podía ser menos, el propio Di Stéfano recogió junto al presidente de la entidad Florentino Pérez un 11 de diciembre del año 2000.

Sus últimos pasos como futbolista los dio en el Espanyol, club al que llegó con 38 años en la campaña 1964/65. Allí permaneció dos temporadas, antes de iniciar una carrera como entrenador que volvió a estar marcada por los éxitos. Como técnico, regresó al Real Madrid en 1982 después de haber dirigido al Elche, Boca Juniors, Rayo Vallecano, Castellón, River Plate y Valencia durante tres etapas. Con el equipo valenciano conquistó una Liga en 1981 y la Recopa de la UEFA de 1980, además de una Supercopa de España con el equipo madridista y dos campeonatos nacionales de Argentina con Boca Juniors y River Plate.

Como muestra de su entrega e importancia en el club, el Real Madrid lo nombró presidente de honor en el año 2000 y decidió poner su nombre al estadio del Real Madrid Castilla en 2006. Hoy el fútbol llora su pérdida, la de un hombre cuyo recuerdo será siempre inolvidable.

© LaLiga - Año 2014