Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Reportaje | 5 NOV 2015

28.618 kilómetros de fútbol

La clasificación para los Juegos Olímpicos y dos partidos de Liga, en menos de un mes y en distintas partes del mundo: el viaje de Vania Martins, jugadora del Santa Teresa.

Por tierra, mar y aire. Por fútbol. Por sueños. Los de Vania Martins, jugadora del Santa Teresa CD e internacional con la selección de Guinea Ecuatorial. El 27 de septiembre comenzó su viaje, en Valencia. El 21 de Octubre, acabó en Oviedo. En 24 días, Vania Martins jugó tres partidos. Cada uno en un lugar del mundo. En Oiartzun, en Johannesburgo (Sudáfrica) y en Bata (Guinea Ecuatorial). 

"En Sao Paulo, jugaba en la calle con dos amigos. Ellos me convencieron para hacer las pruebas del Santos FC. Me cogieron y comencé a jugar de forma profesional", recuerda Vania. En Brasil, tambien jugó en el Santos, Sao Paulo y SC Palmeiras. En el 2006, aterrizó en España. Jugó en el UD Levante, el Cáceres Femenino, el Llanos de Olivenza y en el Santa Teresa CD. Y probó suerte en Corea del Sur, en el Hyundai Steel. "En Brasil, es más importante la técnica y la calidad, en España prima el juego colectivo y en Corea, lo que más influye es la condición física", explica Vania.

Pero algo chirría. Vania nació en Sao Paulo y juega con la seleccion de Guinea Ecuatorial. Defendió 'la canarinha' en las categorías inferiores. Compartió vestuario con Marta, la ganadora de 5 Balones de Oro. "Estaba en Corea y recibí la llamada del seleccionador de Guinea, que era brasileño. Hablé con mis padres y decidí adquirir la doble nacionalidad. Era la única posibilidad de cumplir mi sueño: jugar el Mundial".  Para adquirir la nacionalidad guineana, tuvo que vivir allí varios meses. En el 2011 cumplió el sueño: el Mundial de Alemania 2011. 

El 27 de septiembre, el Santa Teresa se desplazó hasta Valencia para enfrentarse al equipo de Cristian Toro. El partido se suspendió por la intensa lluvia. Comienza la locura. De Valencia a Madrid, de Madrid a Malabo y de Malabo a Johannesburgo. El 3 de octubre, Sudáfrica-Guinea Ecuatorial. En juego, la clasificación para los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro. Empate a cero, todo para la vuelta. Vania regresa a Madrid. Vuelta a Badajoz y partido en Oiartzun (Guipúzcoa) el domingo. "No sé en qué punto está el límite de mi cuerpo, sólo quería salir al campo a jugar", recuerda. El Santa Teresa perdió, 3-2 y Vania marcó. Del césped, al avión. Vuelta a Malabo, y de Malabo a Bata, a jugar el partido definitivo. La selección de Guinea Ecuatorial pierde 0-1. Adiós a los Juegos Olímpicos. Vuelta a la realidad. 

El día 19 Vania vuela desde Malabo a Madrid, el último viaje. Llega a España y vuelta a casa, a Badajoz. "He jugado en muchos sitios, pero aquí me siento como en casa". Ese día, a las 15.30 horas, acaba el viaje. Dos semanas después de la eliminación de su selección, Vania vuelve a viajar, y a jugar. El Santa Teresa se enfrenta al Oviedo Moderno, rival directo en la lucha por la permanencia. Ganaron las de Badajoz, 1-0. Adivinen qué jugadora marcó. Aciertan, Vania Martins.

Sigue toda la información del Santa Teresa CD aquí. 

© LaLiga - Año 2015

Se habla de: Fútbol Femenino LaLiga, vania martins, Santa Teresa